Ahora relajación



Ahora relajación. Pues vale, relajación. A ver si no me quedo dormida, si me quedo dormida igual ronco, qué fatiga, ¿no? Que sí, que respiro, que controlo mi respiración. Tenía que haber ido a aerobic, esto a mí me pone nerviosa. Que sí, que me relajo, ojú, cómo me voy a relajar si no para de decir que me relaje. Qué pesadita es la colega. Mente en blanco, venga, dejo la mente en blanco. Tenía que haber ido a aerobic, la semana que viene me pongo la alarma en el móvil el lunes por la noche para reservar la clase, si no, me va a pasar lo de hoy, que no he pillado sitio. Mierda, no tengo la mente en blanco. Venga, mente en blanco. Me relajo. Joder, me estoy quedando helada. Tú verás que me resfrío, lo que me faltaba. Me tenía que haber puesto la chaqueta antes de tumbarme. ¿Qué hago?¿Me la pongo? Me da cosa, a ver si desconcentro a la gente. Me voy a resfriar, joder, como si lo viera. ¿Qué era lo que me dijo Tania que era bueno tomar por las mañanas para no resfriarse? ¿Jengibre y limón? Sí, pongo agua a hervir y luego jengibre y limón. Pero, ¿miel también? No me acuerdo. Le tengo que preguntar. No sé si la veo hoy, igual la llamo luego. Bueno, mejor le mando un whatsapp, que andará liada, y ya si eso, la llamo. Está todo el día liada la pobre, yo creo que tendría que frenar un poco porque se va a poner mala un día. Luego cuando le mande el whatsapp le digo que a ver si quedamos esta semana para un cafelillo o algo, y así echamos un ratito de conversación. Mente en blanco, mierda, otra vez. Pues yo creo que limón no tengo. Fíjate tú, a quien se lo diga no se lo cree, jengibre, que es como más raro sí que hay, pero limón yo creo que no, que lo gastamos el otro día con los boquerones. Qué ricos los boquerones fritos. Hoy no sé qué vamos a comer. En el congelador yo creo que hay lentejas. ¿Hay lentejas o nos las comimos la semana pasada? Lo tenía que haber mirado. Ya de todas formas no se van a descongelar, bueno, las meto en el microondas y ya está. Ay, no, mente en blanco, mente en blanco. No puedo yo con lo de la mente en blanco. Venga, lo voy a intentar. Bueno, primero voy a pensar en algo relajante. La playa. La playa me relaja mucho, la ola que viene, la ola que se va. Qué ganas de playa. Qué ganas de verano. Uf, pero luego mucho calor, qué angustia de calor, todo el día sudando, qué asco. Pero qué a gusto cenar en la terraza. Pero qué rollo los mosquitos, ostras, cómo se me puso la pierna el verano pasado. Ay, se me había olvidado la alergia del verano, rasca que te rasca toda la noche. A lo mejor este año no me da, como esas cosas van y vienen... Le voy a decir a la médica si es que soy alérgica a mi sudor, yo creo que es eso. Mierda de sudor. Aquí no he sudado nada. Si hubiera ido a aerobic estaría sudando, pero aquí... Esta profe no me gusta, habla mucho. Yo creo que esta clase es para viejos. Qué pesada es la musiquita, qué ganas tengo de irme. Tenía que haber ido a aerobic. ¿Hay aerobic los martes? Yo creo que sí.

Tengo que mirarlo. Si no hay aerobic, pues otra cosa pero de dar saltos, que foguee y así me relajo, a mí esto me pone nerviosa. Voy a salir más nerviosa de lo que entré. Para qué puñetas me habré metido en esta clase, me tendría que haber ido para la casa y ya está, que tampoco pasa nada si me salto el gimnasio un día. Venga, sí, hija, acaba ya la clase. Sí, sí, súper relajada me voy.


Paloma López.


36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Escríbenos para cualquier duda o mándanos tus manuscritos a

© 2021 Editorial Baker Street